domingo, abril 11, 2021
Scholas Ocurrentes

0 1585

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN (AICA): EL LEGADO PAPAL, CARDENAL GIOVANNI BATTISTA RE, PRESIDIÓ HOY LA MISA DE CLAUSURA DEL XI CONGRESO EUCARÍSTICO NACIONAL EN TUCUMÁN, DONDE RECORDÓ QUE “LA EUCARISTÍA ES EL GRAN MOTOR DE LA VIDA CRISTIANA” Y ASEGURÓ QUE “ELLA ES UN ALICIENTE PARA RECONSTRUIR EL TEJIDO CRISTIANO DE LA SOCIEDAD Y PUNTO DE PARTIDA PARA LA TAN DESEADA NUEVA EVANGELIZACIÓN”. “LA EUCARISTÍA TAMBIÉN ES LUZ PARA EL SERVICIO DEL BIEN COMÚN Y PARA LA CONTRIBUCIÓN QUE LOS CRISTIANOS DEBEN APORTAR A LA VIDA SOCIAL Y POLÍTICA, QUE NECESITA HOY MÁS QUE NUNCA DE UN QUIEBRE, QUE LLEVE A PONER FIN A LA CORRUPCIÓN Y A UNA REAL RENOVACIÓN Y PROGRESO EN LA HONESTIDAD, EN LA RECTITUD MORAL, EN LA JUSTICIA Y EN LA SOLIDARIDAD”, SOSTUVO ANTE EL PRESIDENTE MAURICIO MACRI, EL GOBERNADOR TUCUMANO JUAN MANZUR, OTRAS AUTORIDADES Y MILES DE PEREGRINOS PRESENTES EN EL HIPÓDROMO PROVINCIAL. 


El legado papal, cardenal Giovanni Battista Re, presidió hoy la misa de clausura del XI Congreso Eucarístico Nacional en Tucumán, ante unas 300.000 personas. El prelado púrpurado recordó que “la Eucaristía es el gran motor de la vida cristiana” y aseguró que “ella es un aliciente para reconstruir el tejido cristiano de la sociedad y punto de partida para la tan deseada nueva evangelización”.

“Hay una gran necesidad de reedificar la familia y la sociedad sobre la roca de la fe en Dios y de su amor misericordioso, que este Año Jubilar de la Misericordia nos hace experimentar”, agregó ante la multitud reunida en el Hipódromo provincial.

Antes de comenzar la misa, mientras los fieles entonaban el himno del Congreso Eucarístico, a cuyo canto se sumó la vicepresidenta Gabriela Michetti, llegaron en procesión imágenes religiosas de las advocaciones a la Virgen que se veneran en el noroeste argentino, además de Nuestra Señora de Luján, patrona nacional.

El locutor animó a los presentes a hacer el gesto de abrazarse y el presidente Mauricio Macri respondió haciéndolo con el gobernador de Tucumán, Juan Manzur.

La celebración eucarística comenzó con la interpretación de la Misa Criolla, la obra de Ariel Ramírez, y una de las lecturas estuvo a cargo de la vicepresidenta Michetti.

Ante la multitud de fieles,el purpurado italiano saludó a las autoridades “en nombre del papa Francisco” y deseó “todo bien a cuantos viven en esta amada nación, de profundas raíces cristianas y fuertemente encaminada, con esperanza, hacia el futuro”.

“El encuentro con Cristo en la Eucaristía no se agota en nuestra intimidad, sino que nos impulsa a dar testimonio y a la solidaridad con los demás”, afirmó, y agregó: “En torno al misterio eucarístico siempre se ha desarrollado el servicio de la caridad hacia el prójimo. De la Eucaristía ha brotado a través de los siglos un inmenso río de caridad y de obras sociales”.

«También para las sociedad actual, marcada por tanto egoísmo, por la especulación desenfrenada, por tensiones y contrastes, por tanta violencia, la Eucaristía es una llamada a la apertura hacia los demás, a saber amar, a saber perdonar; es una invitación a la reconciliación, a la solidaridad y al compromiso con los pobres, con los ancianos, con los sufrientes, con los pequeños y los marginados”, sostuvo.

El cardenal Re señaló que “reconocer a Cristo en la hostia santa, en efecto, lleva a saber reconocerlo también en los hermanos y abre nuestro corazón para salir al encuentro de toda pobreza”.

“La Eucaristía también es luz para el servicio del bien común y para la contribución que los cristianos deben aportar a la vida social y política, que necesita hoy más que nunca de un quiebre, que lleve a poner fin a la corrupción y a una real renovación y progreso en la honestidad, en la rectitud moral, en la justicia y en la solidaridad”, añadió.

El legado papal pidió que a Dios que “bendiga a las familias, escuelas donde se aprende la fe y ese patrimonio de valores que cada uno lleva consigo para siempre” y a la Argentina “formada por gente de diversa proveniencia, que la fe cristiana y sus valores han amalgamado en una gran nación, unida y rica en recursos y en ideales, que, en la fidelidad a sus tradiciones y a su identidad, mira al futuro con esperanza”.

“Nos asista y nos acompañe con su materna protección la beata Virgen María. A la Virgen de Luján, patrona de Argentina, confiamos los frutos de este Congreso Eucarístico Nacional, Ella nos consagramos, implorando su ayuda, para ser verdaderos cristianos, testigos del amor misericordioso de Dios, manifestado al mundo en el misterio de la Eucaristía”, concluyó.

Dinero para Cáritas
Durante el ofertorio, se anunció que la colecta realizada durante la celebración de ayer recaudó $354.463 que serán destinados para Cáritas y para la diócesis de Concepción.

A continuación, los fieles pudieron comulgar gracias a que una gran cantidad de sacerdotes y ministros de la Eucaristía se distribuyeron por el predio para repartir la comunión. La hermana Soraya Matu, de la congregación Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, confirmó a AICA que en esta misa fueron consagradas 22.000 hostias.

Oración de Macri y adoración eucarística
Luego, antes de terminar la misa, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, saludó a los presentes y llamó a vencer la corrupción y la pobreza.

Finalmente, se realizó un momento de adoración eucarística en el que fue utilizada la custodia construida gracias a la donación de alianzas, aros, y diferentes joyas de plata, entregadas por tucumanos (Ver más).

Agradecimiento de monseñor Zecca
Antes de finalizar el acto de clausura, el cardenal Re expresó su admiración por la devoción y la fe de los argentinos por la Eucarístía, y agradeció a los organizadores del CEN y especialmente al arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca.

«Dios bendiga a la Argentina y la acompañe en el camino al tercer centenario», concluyó el enviado papal.

Monseñor Zecca le agradeció al cardenal Re traer la presencia del Papa a Tucumán y le pidió que lleve el agradecimiento del Episcopado por enviarlo.

Asimismo, mencionó que del Congreso participaron peregrinos de muchas partes y deseo un feliz día del padre, a la que consideró una fecha muy importante «porque hay que revalorizar a la familia».

 

Fuente: AICA

0 1614

San Miguel de Tucumán (AICA): Con la celebración de una solemne misa presidida por el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, a la que asistieron más de 75.000 personas -según aseguraron los organizadores- llegadas de todo el país, quedó inaugurado el XI Congreso Eucarístico Nacional, que se clausurará el domingo 19. Las imágenes de Nuestra Señora de la Merced y de la Inmaculada Concepción acompañaron el acto inaugural, que contó con la participación del enviado del Papa Francisco, cardenal Giovanni Battista Re.

Congresistas de todo el país comenzaron a llegar, desde el mediodía, al Hipódromo de San Miguel de Tucumán, predio donde se celebrarán las actividades principales del XI Congreso Eucarístico Nacional, desde hoy, jueves 16 de junio, hasta el domingo 19.

Luego de que una multitud acompañara desde la parroquia de la Merced (La Victoria) hasta el Campo Eucarístico y predio central, a las imágenes de Nuestra Señora de la Merced, patrona de la arquidiócesis de Tucumán, y de la Inmaculada Concepción, patrona de la diócesis tucumana de Concepción, escoltadas por gendarmes, el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, presidió a las 17 la solemne misa de inauguración del XI Congreso Eucarístico Nacional. Estimaciones de la Policía y Gendarmería locales, confirmaron la asistencia de unas 35.000 personas, aunque los organizadores del CEN aseguran la presencia de más de 75.000 asistentes de todas las edades. Con el prelado tucumano concelebraron 4 cardenales, más de 50 obispos y cerca de 200 sacerdotes.

El Congreso fue convocado por el episcopado argentino “para dar gracias a Dios por la presencia constante de Jesucristo, Señor de la Historia, en la historia de nuestra Nación”, y “para pedir que los argentinos podamos hacer de esta bendita tierra una gran Nación justa y solidaria, abierta al continente e integrada al mundo”, recordó el prelado.

“Por nuestra Patria Argentina”, es “la súplica que hacemos a Aquél que es ‘Camino, Verdad y Vida’”, aseguró. “La Patria es mucho más que el país o la nación y es necesario que los argentinos volvamos a hablar de Patria, que volvamos a valorar sus signos distintivos: el himno, la bandera, la escarapela”, aseveró.

“Hace ya mucho tiempo que hemos perdido el verdadero sentido del festejo público y popular de las fiestas patrias, en particular, del 9 de julio de la Independencia. Es indispensable recuperarlo y hacerlo vida”, manifestó.

Luego, mostró su preocupación ante “las divisiones habidas, particularmente las de las décadas de los 60’ y 70’, que parecen habernos paralizado”. “No nos engañemos a nosotros mismos, los argentinos no estamos reconciliados”, expresó. “Reclamamos justicia y está muy bien que lo hagamos. Sin justicia no hay reconciliación posible. Pero justicia no es venganza. Y, además, la justicia debe ser superada por la misericordia”, aseguró.

En el marco del Año de la Misericordia, aseveró que “no podemos pedir a Dios misericordia si no somos misericordiosos. Ser misericordioso es hacerse cargo, con el corazón, de las miserias del otro, como el otro de las nuestras. Y este ser misericordioso debe traducirse en obras concretas, no puede ser simplemente declamado, exige ser actuado”.

También, señaló que “el inicio de un nuevo gobierno abre un horizonte de esperanza. Pero no hay que olvidar que la esperanza es virtud de lo arduo y que, por lo mismo, exige fortaleza. Enfrentamos un momento político, económico y social difícil, con ajustes económicos indispensables pero cuya carga cae de modo desigual en los distintos estratos sociales”.

Afirmó que la política “debe ser recreada para poder llegar a ser lo que por naturaleza debe ser: una forma de caridad”, condenó a “la corrupción, el narcotráfico, la trata de personas, y la degradación moral”, y exhortó “urgentes medidas” a los jueces que estén a la altura de las circunstancias. “Tenemos que hacernos cargo de los más pobres que no llegan a fin de mes por carecer de trabajo o por tener un trabajo precario que no les da acceso a la salud, a la educación, a un aporte jubilatorio que les asegure una vejez digna”, manifestó.

Si bien el prelado destacó el deber del Estado en estos ámbitos, afirmó que “es tarea de todos. Debemos dejar la avaricia y la mezquindad de lado y ser generosos. Sin justicia y equidad no habrá nunca paz”.

“Basta de mirar hacia el otro lado, basta de indiferencia, de divisiones, de continuas y sesgadas revisiones del pasado. Miremos el futuro con alegría. No es momento para el desánimo sino para el esfuerzo y la renuncia que sostiene la esperanza de un futuro mejor para todos”, aseveró.

Finalmente, el arzobispo pidió a Dios “que encienda en nosotros el fuego de su amor y el deseo de un justo progreso en nuestros hermanos, para que los bienes destinados a todos promuevan la dignidad de cada persona y afiancen en la sociedad humana la equidad y la justicia superando toda división”.

“Jesucristo, Señor de la Historia. Gracias por tu presencia y compañía constante en nuestra historia como Nación. Haznos forjar el presente guiados por tu Evangelio. Toma en tus manos nuestro futuro. En Ti ponemos nuestra esperanza y nos comprometemos a salir al encuentro de todos los argentinos, sin excluir a nadie, para gestar una cultura del encuentro en nuestra Patria”, concluyó.

1824

Palabras de bienvenida del Card. Battista Re
El representante del Papa en el Congreso Eucarístico Nacional, cardenal Giovanni Battista Re -antes de comenzar la celebración- saludó a los congresistas, coordinadores, autoridades, y “de manera particular a los jóvenes que, reunidos en el Espacio joven, buscan experimentar vitalmente la presencia real y sustancial de Cristo en la Eucaristía”.

“Que este encuentro los anime a que, fascinados por Él, se animen a asumir el desafío de la conversión y se lancen a la transformación de la Patria del Bicentenario”, les deseó.

También, manifestó que el Congreso “es un momento de gracia en la vida eclesial, una gran fiesta de la fe, y un momento cargado de historia civil por el Bicentenario de la declaración de Independencia de la Argentina”. “Este aniversario nos compromete a construir juntos un futuro en justicia, concordia, solidaridad y paz”, dijo.

Asimismo, expresó su honor de representar al papa Francisco, quien “con su mente y su corazón, está aquí con nosotros y acompaña con sus oraciones y su bendición estas Jornadas Eucarísticas”, aseguró.

“Al papa Francisco va la expresión de cariño de todos nosotros y la certeza de nuestra fidelidad y obediencia a su orientación espiritual”.

Finalmente, el prelado vaticano pidió que “el Congreso Eucarístico que esta tarde inauguramos nos ayude a entender cuánto nos ha amado Cristo, donándonos la Eucaristía, presencia de Dios en nuestra vida y en la historia humana, ‘herramienta para crecer en una convivencia fraterna y comprometida con el bien común, y así alentar el paso de habitantes a ciudadanos’”.

“Queremos adorar y agradecer a Cristo nuestro Señor, presente bajo los velos del pan y del vino, convencidos de que necesitamos de Él, porque sin Dios no hay futuro. Nuestro mundo contemporáneo, marcado por un gran progreso, que hizo más confortable la vida, experimenta un vacío interior, que manifiesta la ausencia de Dios y la gran necesidad que tenemos de Él. Sin Dios, el hombre y la mujer no se realizan a sí mismos y no mejoran la sociedad. Por esto decimos: Jesucristo, Señor de la historia, Te necesitamos”, concluyó.+

Texto completo del saludo del cardenal Giovanni Battista Re

1818

0 1503

En la segunda de cuatro jornadas del XI Congreso Eucarístico Nacional (CEN 2016), que se desarrolla en San Miguel de Tucumán con el lema “Jesucristo, Señor de la Historia, te necesitamos, se inauguró hoy oficialmente la Ciudad Eucarística y se comenzó a trabajar en áreas temáticas, mientras obispos y sacerdotes se distribuyeron en la capital tucumana para escuchar confesiones, en el marco de un día dedicado a la reconciliación.

Una Ciudad Eucarística llena de vida
En la Ciudad Eucarística se instalaron stands de congregaciones y movimientos religiosos, espacios de formación, oración y recreación, y los jóvenes tienen su espacio propio con actividades específicas.

La Ciudad Eucarística está inspirada en el relato bíblico de los discípulos de Emaús y su recorrido pretende recrear la vivencia de los discípulos, atravesando sus distintas sensaciones: misterio, incertidumbre y sorpresa. Su recorrido presenta tres etapas que buscan reflejar el Señorío de Jesucristo en la Historia, a saber: el Ayer, el Hoy y el Siempre.

La coordinadora del Área de Comunicación del Movimiento Puente y encargada de la Ciudad Eucarística, Anabel Palma, explicó que “en el Ayer miramos la presencia constante de Dios en nuestra historia; en el Hoy, el presente de nuestra Iglesia con sus carismas, y distintas pastorales, no tan sólo en Tucumán sino de toda la Iglesia en la Argentina; y en el Siempre, miramos la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía”.

Palma detalló que en la Ciudad Eucarística hay espacios de dispersión, música, patio de comida; además de distintas áreas temáticas como cultura, religiosidad y formación, entre otras.

Intenso trabajo en áreas temáticas
Los congresistas trabajaron hoy, como también lo harán el sábado por la mañana, en trece áreas temáticas en distintos puntos de la ciudad, espacios donde pueden profundizar sobre familia, pastoral social, pastoral penitenciaria, salud y misiones, entre otros temas.

Por la tarde habrá catequesis generales en el predio central y la celebración de la Eucaristía. Momentos de oración, actos culturales, recitales y exposiciones completan el variado esquema de actividades.

Durante la jornada de este viernes el tema de reflexión será «Eucaristía y Misericordia. Jubileo Universal».

Actividades del legado pontificio y misa central
El legado pontificio al CEN 2016, el cardenal italiano Giovanni Battista Re, visitó este viernes el Hospital del Niño Jesús y luego se reunió con jóvenes y seminaristas en el complejo General Belgrano.

La misa central del día será a las 17 en el predio del Hipódromo provincial y estará presidida por el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo.

Luego, se realizará una «Cantata al papa Francisco», interpretada por el grupo de música folclórica Los Carabajal y que durará unos 40 minutos. A continuación, también en el hipódromo, se hará el Via Crucis organizado por los jóvenes.+

Fuente: http://www.aica.org/23697-cen-0-se-inauguro-la-ciudad-eucaristica-dedican-el-dia.html

0 1427

«HAY QUE DESTERRAR EL ORGULLO Y LA SOBERBIA, QUE TERMINAN MAL, SIEMPRE. NUESTRO MUNDO NECESITA BAJAR EL NIVEL DE AGRESIÓN». ASÍ HABLÓ  EL PAPA AL CERRAR EL EL VI CONGRESO MUNDIAL DE SCHOLAS OCURRENTES, LA FUNDACIÓN PONTIFICIA QUE TRABAJA PARA LA INCLUSIÓN A TRAVÉS DE LA EDUCACIÓN, EL ARTE Y EL DEPORTE, A TRAVÉS DE UN RED PRESENTE EN MÁS DE 190 PAÍSES.


La clausura contó con la sorpresiva presencia de George Clooney,Richard Gere y Salma Hayek, que recibieron la «Medalla del Olivo» por su compromiso para difundir el mensaje en contra de la guerra y el terrorismo, y en favor del cuidado de la casa común, dos problemáticas que fueron trabajadas por 23 estudiantes secundarios de todos los continentes durante esta sexta cumbre mundial de Scholas. Durante la misma, en tres jornadas hubo diversos seminarios liderados por José María del Corral y Enrique Palmeyro, y se firmaron varios nuevos convenios.

Antes de que llegara el Papa al aula nueva del Sínodo -donde tuvo lugar la clausura-, Clooney, que llegó acompañado por su bellísima esposa, Amal, interpelado por la presentadora del evento, destacó el «maravilloso programa» que impulsa el Papa, que pretende incluir a todos, sin distinción de raza ni religión. «Tenemos que empezar con las escuelas, porque sabemos que el odio y la discriminación se enseñan. No nacemos con eso, son comportamientos que aprendemos. Y el papa Francisco está poniendo la atención en las escuelas porque sabe que esta es la única manera de combatirlos», dijo.

El Papa llegó una hora y media más tarde de lo programado al acto de clausura porque se reunió durante una hora con 12 youtubers de los cinco continentes que, juntos, suman mas de 27 millones de suscriptores a nivel mundial. «Fue fantástico poder charlar con el Papa, muy emocionante», contó la italiana Greta Menchi.

Ya en el evento y en público, los youtubers le hicieron a Francisco dos preguntas. «¿Desde que fuiste Papa pensaste en dejar de serlo porque era demasiada responsabilidad?», fue la primera. «No se me ocurrió dejar de serlo por la responsabilidad. Pero les hago una confidencia. Ni se me había ocurrido que me iban a elegir a mí. Fue una sorpresa, pero desde ese momento Dios me dio una paz que dura hasta el dia de hoy. Eso me mantiene. Esa es la gracia que recibo. Por otro lado, por naturaleza soy inconsciente, así que sigo adelante», contestó, con humor.

La otra pregunta fue más difícil: «¿cómo construir un mundo mejor?». Y, fiel a su estilo, el Papa, que antes había escuchado el testimonio de Ariadna, una estudiante secundaria mexicana que fue víctima del bullying, destacó la importancia de erradicar la crueldad, las agresiones y del diálogo. «Para construir un mundo nuevo, mejor, hay que desterrar todo tipo de crueldad. Animarse a escuchar, no discutir. El diálogo es un puente», dijo. «No hay que tenerle miedo al dialogo, no se trata del San Lorenzo-Lanús, que se juega hoy», bromeó, sino de generar propuestas para construir juntos. «En la discusión, gana uno o pierden dos. En el diálogo, todos ganan, nadie pierde. Hay que desterrar el orgullo y la soberbia, que terminan mal, siempre. Nuestro mundo necesita bajar el nivel de agresión», indicó. «Diálogo es mansedumbre, capacidad de escucha, ponerse en el lugar del otro, tender puentes. Persuadir con mansedumbre, pero no discutir», subrayó.

En el cierre hubo música tocada por la orquesta de Scholas Ars, los miembros de la comitiva argentina que alcanzó el Polo Norte contaron su experiencia y hubo varios anuncios. Los representantes de 42 universidades de los cinco continentes católicas, judías, musulmanas, laicas, privadas y públicas, anunciaron el nacimiento de la «cátedra Scholas», para que pueden concretarse diversos proyectos de inclusión, a través de la educación. Por otro lado, se anunció que a través de una plataforma askpopefrancis.com desde todo el mundo se le podrán hacer llegar preguntas al Papa. Luego de una selección, las contestaciones pontificias terminarán en un libro titulado «Preguntenme», que editará hacia fines de año la editorial Mondadori.

En el marco del proyecto «FutVal», que a través del fútbol promueve valores, en el que participan conocidos futbolistas, también se anunció que el 10 de julio próximo por primera vez se jugará en la Argentina, en la ciudad de La Plata, el Partido de Fútbol por la Paz. En medio de aplausos, Francisco bendijo el olivo de la paz que se plantará entonces, así como la pelota y saludó al ex futbolista Juan Sebastián Verón, que jugará el partido y que colabora desde hace tiempo en este programa.

Fuente: La Nacion

0 1532

La Santa Sede publicó la exhortación apostólica Amoris laetitia (AL), “La alegría del amor: Sobre el amor en la familia”, fruto de los Sínodos celebrados en 2014 y 2015; y que entre otras cosas, reafirma que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, y llama a sacerdotes y agentes pastorales a acompañar a los fieles en situación irregular para sepan y sientan que son parte de la Iglesia.


 

Debido a que es un documento extenso, con cerca de 270 páginas, a continuación les presentamos nueve claves que la Santa Sede ha brindado para ayudar a su lectura y comprensión.

1.- ¿Qué novedad trae la exhortación Amoris laetitia?

La novedad de esta exhortación es la actitud de acompañamiento. El Papa Francisco, al igual que sus predecesores, reconoce la complejidad de la vida familiar moderna, pero acentúa mucho más la necesidad de que la Iglesia y sus ministros estén cerca de las personas sin importar la situación en que se encuentren o lo alejados que se puedan sentir de la Iglesia. Amoris laetitia no es un texto teórico desconectado de los problemas reales de la gente.

El documento también recuerda la belleza de la vida familiar, a pesar de todos los problemas que conlleva.

Francisco escribe sobre cómo formar una familia significa ser parte del sueño de Dios, uniéndose a Él en la construcción de un mundo «donde nadie se sienta solo».

2. ¿Es un documento para todos los católicos o solo para los expertos?

Amoris laetitia es una lectura esencial para obispos, sacerdotes y agentes de la pastoral familiar. Sin embargo, el Papa Francisco señala en la introducción que nadie debería precipitarse en su lectura y recomienda que las personas deben prestar atención a lo que corresponde más a sus necesidades. Por ejemplo, a las parejas casadas les interesará especialmente el Capítulo IV sobre el amor en el matrimonio, la fecundidad y la educación de los hijos.

Como se aprecia en sus páginas, los lectores verán que Francisco, con un corazón de pastor, entra simple pero profundamente en las realidades cotidianas de la vida familiar.

3.- Divorciados en nueva unión y comunión
El Sínodo apuró que las discusiones sobre ganadores y perdedores no eran productivas. Lo que era productivo, en cambio, era dirigir una mirada profunda a la vida familiar, al matrimonio y al Pueblo de Dios que se esfuerza por vivir su vocación en tiempos difíciles y complejos.

El Capítulo VIII, «Acompañar, discernir e integrar la fragilidad», analiza en profundidad cómo las reglas generales no se aplican estrictamente a cada situación en particular. Y por eso es necesario tener en cuenta la complejidad de cada situación.

El Papa reconoce que todos deben sentirse desafiados por el Capítulo VIII que, ciertamente, llama a los pastores y a los que trabajan en el apostolado de la familia a escuchar con sensibilidad a cualquier persona que se sienta herida y a ayudarla a experimentar el amor incondicional de Dios.

4.- Una palabra recurrente es «discernimiento» ¿Qué significa el discernimiento para el Papa Francisco?

El discernimiento es un esfuerzo constante para abrirse a la Palabra de Dios que ilumina la realidad concreta de la vida cotidiana. El discernimiento nos lleva a ser dóciles al Espíritu.

El Papa Francisco pide a los pastores y a los fieles que disciernan cuidadosamente cada situación concreta, pues no hay recetas fáciles, ni “talla única”, ni excepciones rápidas y simples.

Sin embargo, el discernimiento no debe separarse de las exigencias de verdad y caridad del Evangelio ni de las enseñanzas y de la tradición de la Iglesia. Hace falta humildad y una búsqueda sincera de la voluntad de Dios.

5.- ¿Qué ofrece la Amoris laetitia a los católicos divorciados vueltos a casar?

Les da la garantía de que la Iglesia se preocupa por ellos y por su situación concreta; quiere que sepan y sientan que son parte de la Iglesia y que no están excomulgados. Aunque todavía no puedan participar plenamente en la vida sacramental de la Iglesia, les anima a tomar parte activa en la vida de la comunidad.

Un concepto clave de AL es la integración. Los pastores tienen que hacer todo lo posible para ayudar a las personas en estas situaciones a involucrarse en la vida de la comunidad.

Además señala que cualquier persona en una llamada situación «irregular» debería recibir una atención especial. «Ayudar a sanar las heridas de los padres y ayudarlos espiritualmente es un bien también para los hijos, quienes necesitan el rostro familiar de la Iglesia que los apoye en esta experiencia traumática» (AL 246).

6.- Uniones homosexuales

La enseñanza de la Iglesia sigue siendo clara: el matrimonio es entre un hombre y una mujer, y las uniones homosexuales no se pueden equiparar al matrimonio cristiano.

El documento centra la atención en el matrimonio y la familia, pero también se dirige a las personas que no están casadas, como los padres y madres solteros, las viudas y viudos, los hombres y mujeres solteros, pues todos tienen lazos familiares.

7.- ¿Amoris laetitia critica los pontificados anteriores en temas de familia?

Una rápida ojeada a las notas al pie de página muestra la profusión de citas de San Juan Pablo II en Amoris laetitia, en especial la encíclica Familiaris consortio. El Papa Francisco también cita Deus Caritas est de Benedicto XVI.

Además, este documento ofrece esperanza en abundancia. No es una lista de reglas o de condenas sino un llamamiento a la aceptación y al acompañamiento, a la participación y a la integración.

«El camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden con corazón sincero»(AL 296).

8.- Fecundidad en el matrimonio

En varios numerales este documento hace gran hincapié en que los hijos son un don de Dios y una gran alegría para los padres. También cita la encíclica Humanae Vitae, reiterando que los cónyuges deben ser conscientes de sus obligaciones en relación con la paternidad responsable.

En último término, la decisión sobre el espaciamiento de los nacimientos «presupone un diálogo consensual entre los esposos» (AL 222).

En este sentido, AL cita el Concilio Vaticano II subrayando la importancia de la formación de la conciencia, en la que se siente a solas con Dios. Además impulsa los métodos naturales de regulación de los nacimientos.

9.¿Cuál es el mayor desafío de Amoris laetitia?

El mayor reto es que se lea sin prisas y se ponga en práctica. El texto formula propuestas a la Iglesia y a sus pastores para que acompañen a la familia, la integren, permanezcan cerca de cualquier persona que haya sufrido los efectos del amor herido. Por encima de todo, desafía a ser comprensivos frente a situaciones complejas y dolorosas.

El Papa Francisco quiere que nos acerquemos a los frágiles con compasión, y no con juicios, para «entrar en contacto con la existencia concreta de los otros y conozcamos la fuerza de la ternura”.

Puede descargar la exhortación apostólica post sinodal Amoris Laetitia en el siguiente enlace: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20160319_amoris-laetitia.html

Fuente: ACI PRENSA

 

 

0 1443

EL SEMANARIO ITALIANO “CREDERE” (CREER), QUE ES LA REVISTA OFICIAL DEL JUBILEO DE LA MISERICORDIA, PUBLICÓ UNA ENTREVISTA AL PAPA FRANCISCO CON OCASIÓN DEL INICIO DEL AÑO DE LA MISERICORDIA: “YO SOY UN PECADOR A QUIEN EL SEÑOR MIRÓ CON MISERICORDIA, SOY UN HOMBRE PERDONADO”, DIJO FRANCISCO. EL SANTO PADRE EXPLICÓ EN LA ENTREVISTA LOS MOTIVOS Y LAS EXPECTATIVAS DE ESA CONVOCATORIA, ASÍ COMO SU EXPERIENCIA PERSONAL DE LA MISERICORDIA DIVINA. 


-Santo Padre, ahora que vamos a comenzar el Jubileo, ¿puede explicar el movimiento del corazón que le llevó a poner de relieve el tema de la misericordia?
-El tema de la misericordia se va acentuando con fuerza en la vida de la Iglesia a partir de Pablo VI. Juan Pablo II hizo hincapié en esto fuertemente con la Dives in Misericordia, la canonización de Santa Faustina Kowalska y la institución de la fiesta de la Divina Misericordia en la Octava de Pascua. En esta línea, sentí que existe un deseo del Señor para mostrar a los hombres su misericordia. Por tanto, no se me ocurrió, sino que viene de una tradición relativamente reciente, aunque siempre existió. Y me di cuenta de que era necesario hacer algo y continuar con esta tradición.

Mi primer Ángelus como Papa fue sobre la misericordia de Dios, y en aquella ocasión hablé de un libro sobre la misericordia que me regaló el cardenal Walter Kasper durante el Cónclave; incluso en mi primera homilía como Papa, el domingo 17 de marzo en la parroquia de Santa Ana, hablé de la misericordia. No fue una estrategia, me salió de dentro: el Espíritu Santo quiere algo. Es obvio que el mundo de hoy necesita la misericordia, necesita la compasión, de sufrir con.

Estamos acostumbrados a las malas noticias, las noticias y las grandes atrocidades crueles que ofenden el nombre y la vida de Dios. El mundo tiene que descubrir que Dios es Padre, que es misericordia, que la crueldad no es el camino, que la condena no es el camino, porque la propia Iglesia a veces sigue una línea dura, cae en la tentación de seguir una línea dura, la tentación de destacar sólo las normas morales, pero cuántas personas quedan fuera.

Me vino a la mente esa imagen de la Iglesia como un hospital de campaña después de la batalla; es la verdad, ¡cuánta gente herida y destruida! Los heridos son atendidos, ayudados, curados, no sometidos a análisis de colesterol. Creo que este es el tiempo de la misericordia. Todos somos pecadores, todos llevamos peso dentro. Sentí que Jesús quiere abrir la puerta de Su corazón, que el Padre quiere mostrar sus entrañas de misericordia, y que por esto nos envía el Espíritu: para movernos y conmovernos. Es el año del perdón, el año de la reconciliación.

Por un lado, vemos el comercio de armas, la producción de armas que matan, el asesinato de inocentes en las formas más crueles posibles, la explotación de las personas, menores, niños: se está implementando –si se me permite el término– un sacrilegio contra la humanidad, porque el hombre es sagrado, es la imagen del Dios viviente. Aquí, el Padre dice: “deteneos y venid a mí”. Esto es lo que veo en el mundo.

-Usted dijo que, al igual que todos los creyentes, se siente pecador en necesidad de la misericordia de Dios. ¿Qué importancia tuvo en su camino como sacerdote y obispo la misericordia de Dios? ¿Recuerda, en particular, un momento en el que sintió de forma transparente la mirada misericordiosa del Señor en su vida?
-Yo soy un pecador, soy un pecador, estoy seguro de ello. Yo soy un pecador a quien el Señor ha mirado con misericordia. Soy, como dije a los presos en Bolivia, un hombre perdonado. Soy un hombre perdonado, Dios me miró con compasión y me perdonó. Incluso ahora cometo errores y pecados, y me confieso cada quince o veinte días. Y si he de confesarme, es porque necesito sentir que la misericordia de Dios todavía está en mí.

Recuerdo –lo conté muchas veces– cuando el Señor me miró con misericordia. Siempre tuve la sensación de que cuidaba de mí de una manera especial, pero el momento más significativo ocurrió el 21 de septiembre de 1953, cuando tenía 17 años. Era el día de la fiesta de la primavera y del estudiante en la Argentina, y me hubiera pasado con otros estudiantes. Yo era un católico practicante, iba a misa los domingos, pero nada más. En el camino a la estación de tren de Flores, pasé cerca de la parroquia a la que asistía y me sentí empujado a entrar. Entré y vi venir a un sacerdote que no conocía. En ese momento yo no sé lo que me pasó, pero sentí la necesidad de confesar, en el primer confesionario de la izquierda –un montón de gente se fue a orar allí. Y yo no sé lo que pasó, salí diferente, cambié. Me fui a casa con la certeza de tener que consagrarme al Señor, y este sacerdote me acompañó durante casi un año. Era un sacerdote de Corrientes, Don Carlos Duarte Benito Ibarra, que vivió en la Casa del Clero de Flores. Tenía leucemia y estaba siendo tratado en el hospital. Murió al año siguiente. Después del funeral lloré amargamente, me sentí totalmente perdido, al igual que con el temor de que Dios me había abandonado.

Ese fue el momento en el que entré en la misericordia de Dios y está muy ligado a mi lema episcopal. El 21 de septiembre es el día de San Mateo, y Beda el Venerable, hablando de la conversión de Mateo, dice que Jesús miró a Mateo “miserando atque eligendo”. Es una expresión que no se puede traducir, porque en uno de los dos verbos italianos tiene gerundio, incluso en español. La traducción literal sería “misericordiando y eligiendo”, casi como un arte. “Lo misericordió”: esta es la traducción literal del texto. Años más tarde, en el rezo del breviario latino, me encontré con esta lectura, me di cuenta de que el Señor me había modelado con su misericordia. Cada vez que venía a Roma, cuando me alejaba en via della Scrofa, iba a la Iglesia de San Luis de Francia a rezar ante la pintura de Caravaggio, precisamente, la vocación de San Mateo.

-¿El Jubileo de la misericordia puede ser una oportunidad para redescubrir la “maternidad” de Dios? ¿Que también hay un aspecto más “femenino” de la Iglesia que debe ser mejorado?
-Sí. Él mismo dice en Isaías que incluso una madre puede olvidar el fruto de su vientre “Yo nunca me olvidaré de ti.” Aquí puede ver la dimensión maternal de Dios. No todo el mundo entiende cuando se habla de la “maternidad de Dios”, no es un lenguaje popular –en el buen sentido de la palabra– parece un lenguaje un poco selecto; así que prefiero usar la ternura propia de una madre, la ternura de Dios, la ternura que nace de las entrañas paternas. Dios es padre y madre.

La misericordia, siempre que nos referimos a la Biblia, nos muestra un Dios más “emotivo” de lo que a veces imaginamos. ¿Descubrir un Dios que se conmueve y se enternece con los seres humanos también puede cambiar nuestra actitud hacia nuestros hermanos?

Descubrirlo nos llevará a ser más tolerantes, más pacientes, más tiernos. En 1994, durante el Sínodo, en una reunión del grupo, dije que había que establecer la revolución de la ternura, y un padre sinodal –un buen hombre, a quien respeto y quien amo– ya muy viejo, me dijo que no convenía utilizar ese lenguaje y me dio una explicación razonable, de un hombre inteligente, pero sigo diciendo que hoy la revolución es la de la ternura, porque de ahí deriva la justicia y todo lo demás.

Si un empresario tiene un empleado de septiembre a julio, le dije, no hace lo correcto, porque lo despide para las vacaciones en julio y luego reanuda con un nuevo contrato de septiembre a julio, y de esa manera el trabajador no tiene derecho a subsidio o pensión o seguridad social. Él no tiene derecho a nada. El empresario no muestra ternura, sino que trata al empleado como un objeto –como un ejemplo de que no hay ternura.

Si te pones en la piel de esa persona, en lugar de pensar en tu propio bolsillo, entonces las cosas cambian. La revolución de la ternura es lo que debemos cultivar como fruto de este año de la misericordia: la ternura de Dios para cada uno de nosotros. Cada uno de nosotros tiene que decir: “Yo soy un desgraciado, pero Dios me ama; entonces también tengo que amar a los demás de la misma manera”.

Es famoso el “discurso de la luna” del papa Juan XXIII, cuando, una tarde, saludó a los fieles, diciendo: “Den una caricia a sus hijos”. Esa imagen se convirtió en un icono de la Iglesia de la ternura. ¿En qué modo el tema de la misericordia ayudará a nuestras comunidades cristianas a convertirse y renovarse?

Cuando veo a los enfermos, los ancianos, me sale una caricia espontánea. La caricia es un gesto que podría ser interpretado de manera ambigua, pero es el primer gesto que hacen la mamá y el papá con el bebé recién nacido, el gesto de “te quiero”, ”te amo”,” yo quiero que vayas hacia adelante.”

-¿Podemos anticipar un gesto que tiene la intención de hacer durante el Jubileo para dar testimonio de la misericordia de Dios?
-Habrá muchos gestos que se harán, pero un viernes de cada mes habrá un gesto diferente.

Fuente: http://www.aica.org/21019-entrevista-al-papa-es-necesaria-una-revolucion-de-la-ternura.html

0 1461

EL PAPA FRANCISCO SE CONMOVIÓ PROFUNDAMENTE AL ESCUCHAR EL TESTIMONIO DE UNA ADOLESCENTE DE 17 AÑOS VÍCTIMA DE BULLYING EN ESTADOS UNIDOS Y LA HIZO CANTAR PARA MILLONES DE TELEVIDENTES. «LO QUE ESPERO DE LOS JÓVENES ES QUE NO CAMINEN SOLOS EN LA VIDA … Y QUE CAMINEN CON VALENTÍA»


El lunes 31 de agosto, el Pontífice participó vía satélite desde el Vaticano de una audiencia virtual con residentes en Chicago, Texas y Los Ángeles, ciudades que no pudieron ser incluidas en su próxima visita a Estados Unidos. El evento fue moderado por el periodista David Muir, conductor del programa World News Tonight de la cadena ABC.

En un primer momento de la Audiencia, Valerie Herrera, una adolescente de 17 años, hija de inmigrantes mexicanos que sufre bullying por su apariencia. Ella presenta manchas blancas en su rostro y cuerpo debido al vitiligo que padece desde los 4 años de edad.

La menor, que estudia en la escuela secundaria jesuita Cristo Rey de Chicago fue una de las asistentes a la audiencia virtual y no sabía que tendría la oportunidad de hablar con el Papa.

Cuando llegó el momento, Valerie contó al Pontífice su lucha contra el vitiligo y el bullying. Narró que siempre participó activamente en su parroquia y se unió al coro de la iglesia. Llorando explicó que gracias al canto y al apoyo de sufamilia finalmente aprendió a aceptarse.

Fue entonces que recibió el pedido sorpresa del Papa, quien se esforzó para hablar en inglés. «¿Te puedo pedir que cantes una canción para mí? Sé valiente», dijo el Santo Padre.

Después de una pausa y el aliento de la audiencia, Valerie entonó unos versos de una canción mariana, popularmente conocida como «Madre» o «Junto a ti María».

En declaraciones posteriores a ABC, Valerie confesó que eligió esa canción porque su mamá se la enseñó cuando era niña y empezó a asistir al coro.

«Fue la primera canción que apareció en mi mente. Al inicio no tenía idea de cómo empezar, no podía recordar las primeras palabras», agregó.

«Miré a mi mamá, que estaba sentada en la audiencia y me dije ‘OK, ella está aquí y lo puedo hacer. Creo que verla me dio valor», indicó.

El Papa agradeció la canción.

Ante la pregunta de Valerie sobre que espera el papa de los jóvenes, el respondió:

«Lo que espero de los jóvenes es que no caminen solos en la vida, que se animen a caminar con el amor y la ternura de los demás, que encuentren a alguien que los acompañe en al vida a caminar, en la vida es muy difícil caminar solo, uno se pierde, se confunde, uno puede encontrar un camino equivocado o lo peor, puede detenerse porque se cansa de caminar en la vida. Siempre camina de la mano de alguien que te quiere, de alguien que te da ternura…  y vos le decías eso a nuestra Señora, camina de la mano con Jesús, camina de la mano con la Virgen. Es lo primero que espero de los jóvenes, que se dejen acompañar, pero con buenas compañías, que caminen bien acompañados. (…) cada joven tiene que buscar en la vida alguien que acompañe en el camino, puede  ser una mama, papa, amigos, un abuelo, un profesor..alguien que te ayude a confrontar las cosas de la vida».

«Segundo, de los jóvenes espero que caminen con valentía, vos recién diste el primer paso y cantaste muy bien, la valentía de dar el primer paso, de ir adelante. ¿Ustedes saben lo triste que es ver un joven que no es valiente? es un joven con la cara de duelo, la valentía te da alegría, te da esperanza, que es un regalo de Dios, obviamente. es verdad que en el camino de la vida hay dificultades, no le tengan miedo a las dificultades, sean prudentes, cuidadosos, pero no les tengan miedo, ustedes tienen la fuerza para vencerlo, no se asusten no se detengan, no hay peor cosa que ver un joven jubilado antes de tiempo… siempre adelante con valentía esperanza, y Dios si se lo piden, les dará esperanza.»

Para ver la audiencia completa en español ingresa a: https://www.youtube.com/watch?v=4EeeHfMO3gY

 

0 1934

JESÚS, NOS BUSCA, NOS ESPERA, NOS AMA,.. NOS INVITA CADA DIA A RECIBIRLO Y ACOMPAÑARLO.
Los Tucumanos queremos ser una “Ciudad Eucarística”, creciendo en comunión, camino al Congreso Eucarístico 2016.
Por ello alrededor de mil niños, jóvenes y adultos expresan en este video, que Dios no está lejos…; que muchas veces lo buscamos olvidando su presencia REAL y VIVA en la Eucaristía, porque la grandeza de Dios ha querido quedarse en la sencillez del pan al alcance de todos, cercano, visible, palpable.

Pensemos que quién dio su vida por nosotros, quién lo comprende todo, lo perdona todo, quién más nos ama,… está muchas veces solo en el Sagrario!

NOS ESPERA, GOLPEA A LAS PUERTAS DE NUESTRA VIDA TODOS LOS DIAS, NOS LLAMA A UN ENCUENTRO CERCANO, INTIMO, QUIERE DARNOS ESE ABRAZO DE PADRE, DE AMIGO, DE HERMANO.

0 1837

ASUNCIÓN (PARAGUAY) (AICA): EL PAPA MANTUVO UN ENCUENTRO CON LOS JÓVENES PARAGUAYOS, A LOS QUE ALENTÓ A TENER UN CORAZÓN LIBRE PARA ACOMPAÑAR CON ESPERANZA A LOS DEMÁS, Y LES PIDIÓ CULTIVAR LA ESPERANZA A PESAR DE LAS DIFICULTADES DE LA VIDA. EL SANTO PADRE REITERÓ SU PEDIDO A LOS JÓVENES PARA QUE “HAGAN LÍO”, PERO LES PIDIÓ QUE COLABOREN CON LOS SACERDOTES Y RESPONSABLES DE COMUNIDADES. “¡HAGAN LÍO, Y ORGANÍCENLO BIEN!


En el paseo de la Costanera asunceña, el papa Francisco mantuvo un encuentro especial con los jóvenes paraguayos, a los que exhortó a vivir con un corazón libre de las ataduras del mundo, ser solidarios con sus congéneres y propagar la esperanza a pesar de las dificultades de la vida. Antes de despedirse, reiteró la propuesta pastoral que ingenió en julio de 2013 ante los jóvenes argentinos, y les dijo: “¡Hagan lío, y organícenlo bien!”.

Antes de llegar al paseo ribereño, Francisco saludó a un grupo de jóvenes que se congregó en la nunciatura y le cantó el himno oficial de su visita al país. Agradeciendo la presencia, el Santo Padre rezó un Ave María con ellos y pronunció el tradicional “Recen por mí”.

Una vez en la Costanera, monseñor Ricardo Valenzuela, obispo de Villarrica del Espíritu Santo y responsable de la Pastoral Juvenil, dirigió unas palabras al Pontífice y luego cedió el micrófono a Manuel Saldívar y Liz Prietes, dos jóvenes que compartieron su testimonio y le transmitieron inquietudes.

Liz Fretes contó su historia de vida: es hija única, sus padres se distanciaron y su madre enfermó de Alzheimer. Se convirtió en una madre para ella, debido a la progresión degenerativa de la enfermedad. También a cargo del cuidado de su abuela, Liz sufrió al escasez de dinero y, ante ese dolor, encontró en Dios la fortaleza necesaria. También confesó sentirse tocada por Dios con esta oportunidad de ver al Papa en su país.

Antonio Saldívar contó, por su parte, que sus padres se vieron en la necesidad de entregarlo a otra familia en la capital debido a la pobreza con la que vivían. En Asunción, sufrió maltratos y laceraciones. “Fui explotado”, le dijo al Papa. También confesó que estuvo al borde de caer en las adicciones. Volvió al campo a trabajar, pero al poco tiempo su mamá falleció. Los jóvenes de la Pastoral Juvenil lo invitaron a un retiro espiritual y allí se encontró con Dios.

Un corazón libre
Luego de la proclamación del pasaje evangélico de las bienaventuranzas, un joven llamado Orlando se acercó a saludar al Papa y le pidió que rece para que cada uno de los presentes pueda ser libre. Los testimonios y este ruego conmovieron a Francisco, que decidió dejar de lado su discurso preparado e improvisó, en base a lo escuchado, un programa de vida para los jóvenes.

El Papa alentó a los jóvenes a rezar cada día para tener un corazón libre. Les dijo que, actualmente, “hay tantos lazos que atan el corazón y no dejan ser libre al hombre”, y especificó esta situación en la falta de medios para sobrevivir, la proliferación de la droga, la tristeza extendida y otras cosas que “quitan la libertad”.

“¡Todos juntos, agradeciéndole a Orlando, tengamos el corazón libre para decir lo que piensan, lo que sienten y poder hace lo que piensan y sienten, porque ese es un corazón libre!”, exclamó antes de invitar a rezar todos juntos para que los jóvenes “no sean esclavos de las trampas del mundo, de la comodidad, del engaño, de la buena vida, de los vicios y de ‘esa falsa libertad que consisten en hacer lo que me gusta en cada momento’”.

Solidaridad para acompañar
Ante las historias de vida de estos jóvenes, el Papa dijo: “Liz nos enseña que no hay que ser como Poncio Pilato: no hay que lavarse las manos. Ella podría haber puesto a su madre o su abuela en un asilo, pero dijo ‘no’. Liz se convirtió en sierva, en servidora, ¡en sirvienta! ¡Y lo hizo con cariño! Ella quemó su vida hasta los 25 años sirviendo a su mamá y a su abuela. ¿Sola? ¡No! Una tía y sus fueron como dos ángeles que le daban fuerza para seguir adelante; eso se llama solidaridad”.

El obispo de Roma aseguró que la solidaridad que recibió la joven le ayudó a salir adelante. “Liz tiene la gracia que Orlando nos hacía pedir: tiene un corazón libre. Liz cumple el cuarto mandamiento, porque honró a su padre y a su madre. Tuvo un altísimo grado de libertad”, opinó.

Esperanza para luchar la vida
“A Manuel no le regalaron la vida”, sostuvo el Papa. “Manuel no es un nene bien, no fue un chico a quien la vida le fue fácil. Fue explotado, maltratado, estuvo en riesgo de caer en las adicciones, estuvo solo. Y en vez de salir a hacer maldades, de salir a robar, se fue a trabajar”, reconstruyó el Papa en base al discurso del chico.

“¿Cuántos jóvenes tienen la posibilidad de estudiar, de sentarse a comer en familia? Todos los que lo tienen, digan ‘¡Gracias Señor!’. ¡Señor, salvá a esos chicos y chicas que están en esa situación! Y para nosotros, gracias Señor”, añadió Francisco.

El obispo de Roma le pidió a los jóvenes que entiendan que la vida no es fácil para muchos de sus coetáneos, más aún, que la desesperación “los empuja a la delincuencia, al delito, a colaborar con la corrupción”. Pidió “estar cerca de ellos con solidaridad, con amor, con esperanza”.

Para Francisco, acercarse y conocer a Jesús “es esperanza y fortaleza”, y detalló: “Necesitamos jóvenes con esperanzas y con fortaleza, ¡no queremos jóvenes debiluchos; que están así nomás, ni sí, ni no! ¡No queremos jóvenes que se cansen rápidos, que vivan con cara de aburridos! ¡Queremos jóvenes con esperanza y fortaleza, que conocen a Jesús y conocen a Dios, y tienen un corazón libre!”

El Santo Padre volvió a pedirle a los jóvenes que se esfuercen en vivir “contracorriente”. Les pidió que relean las bienaventuranzas, porque son “el plan de Jesús para nosotros”.

“En ese plan contracorriente, Jesús llama ‘felices los que tienen alma de pobre’, aquellos que tienen la capacidad de comprender y acercarse al pobre, de afligirse por el dolor de los demás. Lean las bienaventuranzas, en el capítulo quinto de san Mateo. Léanla y medítenla, que les va a servir”, sentenció.

Francisco deseó un corazón libre para los jóvenes. Antes de dar la bendición, recordó que un sacerdote le dijo días atrás, en broma, que el “lío” que pidió a los jóvenes genera problemas que tienen que arreglar ellos. Luego de contar esto, reiteró su receta pastoral para ellos: «Hagan lío, pero también ayuden a ordenar y organizar el lío que hacen. Hagan lío, y organícenlo bien».

“El lío que nace cuando Jesús es mi fortaleza”, aseguró el Papa. Antes de partir, improvisó una oración que pidió rezar de manera personal. Allí dijo: “Señor Jesús, te doy gracias por estar aquí, porque me diste hermanos como Liz, Manuel y Orlando. Te doy gracias porque me diste muchos hermanos que son como ellos, que te encontraron, Jesús, que te conocen, y saben que vos, que su Dios es su fortaleza”.

“Jesús –agregó-, te pido por los chicos y chicas que no saben que vos sos su fortaleza, y que tienen miedo de vivir y de ser felices, que tienen miedo de soñar. Jesús, enseñanos a soñar cosas grandes, cosas lindas, que aunque parezcan cotidianas engrandezcan el corazón. Danos fortaleza, un corazón libre, esperanza y amor, y enseñanos a servir. Amén”.

“Recen por mí y por tantos chicos que no tienen la gracia que tienen ustedes de haber conocido a Jesús, que les da esperanza, les da un corazón libre y los hace fuerte. Y que los bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”, fue lo último que Francisco dijo antes de abandonar la Costanera y dirigirse al monumento por la quema del supermecado Ycuá Bolaños y de allí al aeropuerto.

Fuente: http://www.aica.org/18694-francisco-reitera-su-receta-para-los-jovenes-hagan-lio-organicenlo.html