A ELEGIR … SE APRENDE

A ELEGIR … SE APRENDE

0 1373

ESTE ES EL MOMENTO EN QUE LOS ADULTOS OCUPEMOS EL LUGAR DE ADULTOS, DE PADRES, EDUCADORES, Y  LES  BRINDEMOS  LA OPORTUNIDAD DE SER PROTAGONISTAS DE SUS ELECCIONES,  ASUMIENDO LOS RIESGOS Y BENEFICIOS,  EXPERIMENTANDO LA SATISFACCIÓN DEL ESFUERZO, Y DE LOS LOGROS ALCANZADOS, LA POSIBILIDAD DE CONOCER SUS APTITUDES, ASPIRACIONES, DE CONSTRUIR PROYECTOS PERSONALES


Hoy nuestros jóvenes y adolescentes se encuentran permanentemente ante la situación de elegir, elecciones que son fundamentales en las diferentes etapas de  su vida, por ejemplo, el optar por una carrera terciaria o universitaria, que realmente les guste y que les permita desarrollar todas sus potencialidades, desplegar su realidad personal, elecciones que les brinden  la oportunidad de SER lo que ellos SON, es decir, que encuentren su VOCACIÓN y por lo tanto su FELICIDAD.

Este es el momento en que los adultos ocupemos el lugar de adultos, de padres, educadores, y  les  brindemos  la oportunidad de ser protagonistas de sus elecciones,  asumiendo los riesgos y beneficios,  experimentando la satisfacción del esfuerzo, y de los logros alcanzados, la posibilidad de conocer sus aptitudes, aspiraciones, de construir proyectos personales. Para ello tenemos que enseñarles a tener  una mirada positiva de sí mismos y de la realidad que les toca vivir, que les permita reconocerse  como personas capaces de llevar adelante su proyecto de vida, fortaleciendo su autoconfianza.

El poder asumir con éxito, esta nueva realidad que les toca, es para ellos todo un desafío y un aprendizaje, comienzan a tomar responsabilidades y compromisos, a tener   que afrontar realidades cada vez más complejas, que le exigen respuestas maduras, capacidad de discernimiento, ejercicio de su libertad, manejo de sus tiempos personales, generar  nuevos y sanos vínculos en contextos diferentes y en ciertas ocasiones adversos.

Muchas veces se encuentran  incapaces o limitados para responder a estas exigencias. Dichas limitaciones, en la mayoría de los casos, se deben a las historias escolares y personales de poco compromiso y motivaciones para el aprendizaje, de mínimo esfuerzo. De un profundo corte entre sus necesidades,  expectativas y lo que la escuela les ofreció, como recursos para asumir esta realidad lo que provoca cierta actitud de  apatía,  pasividad frente a la vida, de impotencia al no poder responder a los requerimientos del medio.

Ellos están tratando de construir su futuro, nuestro futuro  y no podemos estar ausentes, tenemos la responsabilidad de regalarles verdaderos espacios de libertad, de estar abiertos al diálogo con actitud permanente de escucha, y  de profundo respeto, de acercarnos y conocer lo les está tocando vivir, de contener, de acompañar, de enseñarles a elegir.

Desde nuestro lugar de adultos significativos para su vida, nos corresponde construir con ellos un vínculo sano para ser reales y claros referentes… En palabras de Gabriel Marcel …“Nadie puede ponerse en la situación de nadie, pero si es posible ponerse con alguien a su lado en el verdadero encuentro”… y desde ese encuentro… promoverlos, ayudarlos a encontrar su lugar en este mundo…

 

Prof. María Beatriz Matías de López Cruz.

Orientadora Vocacional

SIMILAR ARTICLES

video

0 1785